viernes, 23 de febrero de 2007

Protagonistas de su propia Miniserie



No son protagonistas de ninguna novela, ni miniserie nacional; no actúan, trabajan en defensa de Chan Chan; están iluminados por la luz de la pantalla de sus monitores, y quizá por la bendición de algún amor.

Jóvenes y Adultos, la experiencia alimentada con la energía; este grupo humano, forma desde las oficinas de la Unidad Ejecutora 110, una especie de adobe sólido para conservar nuestro patrimonio nacional.

No están cubiertos de tierra, tampoco utilizan bloqueador para protegerse del sol, como lo hacen los trabajadores de campo, pero esto no los hace diferentes, pues cada uno de ellos, contribuye desde su cuartel para salvar y mejor aun revivir Chan Chan.
Es comun verlos pasar de oficina en oficina, coordinando alguna acción en beneficio de todos los trujillanos. Son conscientes que no trabajamos solo para ellos, y aunque suene a slogan publicitario, el esfuerzo de cada día es para bien de las futuras generaciones.
Esto es como un barco, a veces se navega contra la corriente de la incomprensión (siguen arrojando basura ) hay quienes se quieren subir sin pagar boleto, pero eso es lo que menos importa, siguiendo la línea de seguro llegaremos a la meta.

lunes, 19 de febrero de 2007

Chan Chan REVIVE!

Rosa León trabaja de Conservadora en Chan Chan

Conocía Chan Chan sólo por fotos.
“Quería ser policía para defender a la ciudadanía y ahora he descubierto una nueva vocación, me encantaría ser arqueóloga para defender los muros de Chan Chan”

Alguna vez en el colegio escucho hablar de Chan Chan, miro fotos en libros y revistas, pero nunca tuvo la oportunidad de conocer la majestuosidad de la que hablaban sus profesores; tuvieron que pasar 24 años en su vida para que recién tenga la oportunidad de conocer la obra de los Chimu.

“Este trabajo es muy emocionante porque he aprendido amar chan chan, alguna vez escuche sobre esto tan bonito en el colegio, pero nunca lo visite, es curioso pero lo estoy conociendo gracias a esta oportunidad de trabajo, es una doble satisfacción trabajar aquí”



Como diría un amigo mato dos pájaros de un solo tiro y con poca pólvora.


Es homónima de la ex congresista, Rosa León, es una joven ama de casa que en lugar de amasar harina para alimentar a su esposo y sus dos pequeñitas, amasa barro para conservar los muros de Chan Chan.
Llego a Trujillo de su natural Cascas, con el sueño con el que más de dos millones de peruanos salen del país, un mejor futuro para ella y los suyos.
Es así como Bajo el intenso sol del verano, Rosa León Rodríguez, trabaja consolidando muros en el palacio Rivero; las horas que para muchos parecen ser interminables, para ella suelen pasar muy rápidas; es curioso, no mira el reloj cuando trabaja, solo mira los muros y cuan bonitos pueden ir quedando.
Entre sus compañeras, potenciales conservadoras, una especie de competencia surge mientras curan las heridas que el agua de la lluvia y el viento ocasionó en los muros Chimu; por un lado, hay quienes sintonizan ritmo romántica, por otro, Studio 92; la mayoría prefiere sintonizar una sola radio así el volumen de los pequeños artefactos es más alto y se logra escuchar en todo lado, como suelen hacer en las tiendas comerciales.

“Cuando llego a casa después del trabajo, mi hijita Leydi de 7 añitos, me pide que le enseñe como es mi trabajo y como la casita donde vivo es de adobe, le explico; como jugando tapamos los huequitos de la pared y ella se alegra y dice yo también puedo hacerlo, mamá ”

UN SUEÑO LLAMADO CHAN CHAN: MÁS ALLA DEL BARRO Y LA CONSERVACIÓN

Como periodista recorrí en tres o cuatro oportunidades el Complejo Arqueológico de Chan Chan, creí conocerlo muy bien; quizá la vanidad me hizo pensar que sabia mucho de este lugar, sin leer un solo libro sobre el tema, pensé que con la información que me brindaban los guías de turismo era más que suficiente, y me quede corto, y para colmo de males satisfecho.

En casi dos semanas, he recorrido cuatro veces chan chan, no digo Tschudi, sino Chan Chan; bajo el intenso sol del verano, a paso firme, seguía esta vez a mi guía, un estudioso del tema que no tiene reparo alguno de explicarme cuanta pregunta se pase por mi cabeza. Me explica de manera técnica los avances en los trabajos de conservación; al final cuando descubre en el rostro de quienes lo escuchan cierta incertidumbre que no alcanzan a interpretar los términos técnicos que emplea, termina sintetizando su discurso con una lisura que hace carcajear a todo aquel que este cerca de nosotros.


Suelo comentarle al Doctor Campana, que los periodistas siempre que asistimos a un lugar como este, donde se realiza algún tipo de trabajo de conservación, solemos preguntar: ¿que hallazgos se han realizado? Como si el encontrar algún resto arqueológico fuese lo más importante, como si el oro es más importante que la cultura misma. Él, muy sereno suele responder: Los arqueólogos no buscan oro, ni momias, ni mucho menos fama, busca en su quehacer diario estudiar esta milenaria cultura que con sus restos aun intenta comunicarse ante la sordera de muchos.


Para alguien que no pertenece a esta región es doblemente una responsabilidad trabajar en un proyecto de este tipo, que lleva por slogan CHAN CHAN ¡VIVE! es toda una aventura empolvarse los zapatos y seguir la nueva ruta que en algunos años estará lista. (Palacio Bandelier, Velarde, Rivero, Huachaque Grande) Mientras recorro esta imponente ciudadela, idealizo una conversión con mis futuras generaciones; me imagino viejo; en mi sueños me observo caminando por aquí y frente a mi el trabajo concluido de cientos de personas que bajo el intenso sol ganaron además de dinero mística, de esa que en pocos lugares uno logra ganar. Camino y observo los muros completamente renasados, los espectáculos que se ofrecen son impresionantes, el eco de la música hace palpitar mi corazón, la luz amarilla embellece la ciudadela de noche, en tanto miles de personas disfrutan del espectáculo que se ofrece como nuevo atractivo turístico. Todo esto hace revivir nuestra cultura. De seguro pocos se preguntarán ¿ quién lo hizo? Lo más importante me imagino será el que se hizo!