miércoles, 28 de enero de 2009

Trabajos de Unidad Ejecutora permiten darle seguridad a históricas estructuras de aproximadamente mil años.

DOS KILOMETROS Y MEDIO DE MUROS PERIMÉTRICOS HAN SIDO RECUPERADOS EN CHAN CHAN.

Impactan a la vista. Los trabajos de conservación de Chan Chan son notorios. Las murallas perimetrales que permanecieron en peligro de colapsar durante muchas décadas, hoy lucen fortalecidas e imponentes. Su altura original, casi doce metros, ha sido recuperada. La tarea emprendida desde hace dos años por la Unidad Ejecutora 110, ha permitido a la fecha recuperar un promedio de dos kilómetros y medio de muros perimetrales de los palacios Bandelier, Tschudi y Velarde. Antes era lamentable su estado. El transcurrir de los años y la falta de conservación habían originado su constante deterioro.
Además en el Palacio Bandelier, se ejecutaron acciones de restauración del muro divisorio de la explanada sur y el recinto funerario. La situación más preocupante fue el peligro de destrucción de una de las estructuras más hermosas de Chan Chan, el mausoleo de Chayhuac, ubicado dentro del primer conjunto amurallado construido en Chan Chan (900 – 950 DC) es una estructura monumental cuya técnica constructiva, hasta ahora resulta desconocida; los investigadores refieren que no existe registro de cómo lo han hecho. En éste caso se procedió a ejecutar acciones de emergencia apuntalando un enorme bloque de adobe de casi diez de toneladas.
La tarea emprendida desde hace dos años por la Unidad Ejecutora 110, ha permitido a la fecha recuperar un promedio de dos kilómetros y medio de muros perimetrales de los palacios Bandelier, Tschudi y Velarde.
La recuperación de los muros perimetrales, permiten un micro clima más seco dentro de los palacios, de esta manera se evita que el aire penetre con su humedad y las sales en aspersión y deterioren las estructuras internas.
Los trabajos de conservación van generando nuevas teorías. Respecto a la función y finalidad de la construcción de las murallas perimetrales. “Pareciera que el levantamiento de estos muros tan impresionantes se hicieron como una necesidad al verse concientes, los antiguos Chimú, de que el aire, la lluvia, el viento húmedo que viene del este y del mar, iban a provocar impactos negativos en los muros internos”, asevera Campana. La teoría del investigador se deduce de las pruebas encontradas al realizar los cortes que permiten observar parte de los cimientos de las murallas.
Claro –agrega- a ellos la experiencia les demostraba que a través de 700 años de existencia de la ciudad, actuasen como una cortina que evitase la carrera de estos vientos y las precipitaciones de la humedad. “Entonces había que defenderlos y para ello utilizaban la altura de los muros con ese fin, esa es una razón que no había existido para nosotros: Se dijo que eran por fines políticos, por fines religiosos, cosas de ese tipo, pero pareciera que no es así. También para proteger las estructuras del deterioro ambiental, construyeron cercos.
La puesta en marcha de este tipo de proyectos continuará en el 2009. Se espera que en los próximos meses, los muros de los conjuntos amurallados de Tschudi, Bandelier, Gran Chimu (palacio que es cortado por la carretera de acceso al mar de Huanchaco) y Rivero sean reestructurados. “Tenemos aprobados aproximadamente 20 millones de soles en proyectos declarados viables, los mismos que se encuentran en espera de financiamiento por el Gobierno, ello permitirá concluir los muros perimetrales de los principales palacios, asegurando así su permanencia en el tiempo”, expresó Campana. La recuperación es parte de lo programado en el Plan Maestro y de seguro de continuarse este camino, Chan Chan muy pronto podrá salir de la preocupante lista de Patrimonios Mundiales en Peligro.

lunes, 19 de enero de 2009

La narración en forma literaria permite educar a padres e hijos respecto a la importancia de nuestro patrimonio cultural.

CUENTOS DE NOCHE DE LUNA LLENA EN EL MALL
Los domingos de 3 a 5 en el Mall: “Todos somos Chan Chan”

Era como una caricia en el alma. Papá y mamá sentados en nuestra cama, con libro en mano, iniciaban la narración literaria de un hecho a veces ficticio que nos llenaba de gozo y nos invitaba literalmente a soñar. El cuento, es una forma literaria definida como una breve narración, es y será el mágico recuerdo que evocamos de adultos con cierta nostalgia al saber que los años han pasado y en el camino la tecnología audiovisual ha reemplazado al emisor.
Este tipo de narración no debe perderse; al igual que el coloso de barro: Chan Chan, deben perdurar en el tiempo como huella imborrable e imperecedera de la magia de nuestra cultura. En ese sentido, la Unidad Ejecutora 110, institución responsable de salvaguardar los valores universales del Complejo Arqueológico y el “Mall Aventura Plaza”, moderno centro comercial que se ha comprometido en apoyar la recuperación de nuestras raíces; han iniciado un ciclo de cuentos denominados “Cuentos de Luna llena en Chan Chan”; esta actividad congrega todos los domingos a padres e hijos en el Mall (patio de comidas) y tiene como actor principal a Juan Quismiche, un viejecito caracterizado por el arqueólogo y actor Abner Vásquez, además de trabajador de la Unidad Ejecutora 110. El personaje, narra descriptivamente la historia, la grandeza, la problemática y el misterio de la cultura Chimú; entre tanto, una locución en off de Don “Justo el Viento”, caracterizado por el destacado arqueólogo, Arturo Paredes, Jefe del Departamento de Conservación de la U.E. 110, facilita la interlocución, con el público, actuando como un “ser superior”, un sabio que conoce más que cualquiera la historia de los antiguos peruanos.
Contagiante alegría: Con su carita de ángel dejó notar su corazón Chimú.

En el desarrollo de la historia se logra involucrar a los asistentes, padres y niños participan en el cuento respondiendo a las interrogantes de “Don Juan Quismiche” y “Don Justo el Viento.”A modo de estimulo, los actores principales premian las acertadas respuestas que sobre la historia de nuestros antelados, los Chimús, se proponen.
Al final del cuento, se carga de sorpresa el escenario, Tacaynamo o Taycanamo, el gran señor y fundador de Chan Chan, aparece acompañado de su corte de guerreros y oficiales, invocando a los niños y padres de familia, no sólo a conocer sino también a conservar y proteger nuestro patrimonio mundial. Tras la reflexión, los guerreros chimús, dirigidos por el reconocido antropólogo, Rafael Vásquez, pintan las caritas de los niños, convirtiéndolos, simbólicamente, en los ciudadanos y guardianes de Chan Chan.
Comparta junto a su familia de una tarde diferente, todos los domingos de enero de 3 a 5 en el Mall Aventura Plaza: "Todos somos Chan Chan".

jueves, 8 de enero de 2009

Se amplio exposición video fotografica: “Me llamo Trujillo, me apellido Chan Chan” en el Mall Aventura Plaza.

INEDITA MUESTRA FOTOGRÁFICA DE LOS RELIEVES CHIMUS SE EXHIBE HASTA FINALES DE ENERO

Sorprendidos: La grandeza de su pasado despierta en su inocencia muchas interrogantes.

En una de sus canciones más emblemáticas, el argentino Diego Torres dice que vale la pena una vez más...completamente de acuerdo. Sí vale la pena un mes más. La exposición fotografica: “Me llamo Tujillo, Me apellido Chan Chan” que se inicio en noviembre del año pasado, en el moderno Centro Comercial Mall Aventura Plaza, estaba prevista sólo para un mes y por el éxito alcanzado se amplio hasta finales de año. Esta exhibición cultural del arte de los relieves chimus, ha registrado un número de visitas histórico, en cuanto a la realización de exposiciones fotograficas en nuestra ciudad, en sólo dos meses, más de 12 mil personas, han tenido la oportunidad de apreciar el arte en barro de los chimus en fotografias blanco negro, registradas por Omar Miñano, Diana Penagos y Jorge Navarro, el primero de los citados es un experimentado artista visual trujillano, en tanto, los siguientes, son talentosos alumnos de la Universidad Privada del Norte; institución que se sumó al esfuerzo emprendido por la Unidad Ejecutora 110: Complejo Arqueológico de Chan Chan, en la realización de esta exposición cuyo nombre fue creación de Diego Torres, homonimo del cantante gaucho.

Arte en Barro: este es un personaje recurrente. Aparece con diversas vestimentas y con diferentes signos de poder y tal vez de diferentes edades. Se trata de una antropomorfización de una alga marina que crece frente a nuestra costa norteña conocida con el nombre de “Mochoco” (gigartina chamissoi)

Partiendo de la premisa “nadie ama lo que no conoce” el destacado historiador, Cristóbal Campana, director de los trabajos de conservación de Chan Chan, inició las coordinaciones con la gerencia del centro comercial; el objetivo fue mostrar un Chan Chan revivido en un lugar concurrido. La sapiencia y el tino de los Gerentes del Mall, encabezados por Don Ricardo Pérez, permitieron que este local comercial, se desprenda literalmente de unos de sus ambientes destinados al comercio para ambientar una sala cultural, muestra de absoluto compromiso con nuestra cultura.
Durante, los dos últimos meses, con el apoyo de las instituciones antes citadas, la Unidad Ejecutora 110, desarrolló acciones de sensibilización en el frontis de la sala de exposición. Concurso de pintura, modelado en barro para niños, concierto de hip hop, exhibición de marinera, negroide, escenificaciones artisticas, coros de villancicos, sancos, Taller de Creatividad para fortalecer las inteligencias múltiples en los niños, distribución de revistas, exposición de documentales, huella en el barro, free dance, etc. Además, la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UPN, desarrolló actividades académicas e investigación, así como desarrolló proyectos para mejorar la identificación con nuestro legado histórico cultural.

Por la muestra han pasado, autoridades, futbolistas, catedráticos, periodistas y un desconcertado turista japones que no entendia el español, pero registro más fotografias que todos los antes mencionados.
La muestra ha sido renovada con fotografias documentales a color, 16 imagenes ineditas, de relieves del palacio Velarde, registradas por personal de la Unidad Ejecutora 110, se exhiben por primera vez en nuestra ciudad. Esta es su última oportunidad de apreciar las imagenes, la exclusiva muestra permanecerá hasta finales de enero.