martes, 17 de febrero de 2009

“CONSERVADORAS DE UN MUNDO DE BARRO”

Sube escalón tras escalón, en contados segundos se encuentra a más de 8 metros de altura sobre una escalera de eucalipto. Se detiene, en una mano sostiene su vida; en la otra, sostiene nuestra historia. Un pequeño balde de pintura contiene la mezcla bendita de su propia naturaleza. ¡Barro!. Con él, resana las heridas ocasionadas por las lluvias en las enormes murallas de 12 metros de altura. Una, dos, tres horas después esta ama de casa, hoy conservadora de Chan Chan, continua en la misma acción. Sin temor.

En el monumento de barro, capital de la civilización Chimú, existen sesenta mujeres, antes dedicadas a los quehaceres del hogar, ahora conservadoras, especialistas en monumentos de tierra. Trabajando a la par con sus compañeros. ¿sexo débil? Ni que hablar. Basta contemplar su trabajo, unos minutos para darnos cuenta de su fortaleza. Acarrean material en carretillas, cargan agua en baldes, suben y bajan escaleras consolidando muros, sin perder su feminidad, incrementando su maternidad. Un periodista le pregunta a una mujer que trabaja en la conservación de Chan Chan qué siente por el monumento; ella responde: “Lo quiero como a mi marido porque me da de comer. Y como a mi hijo, porque lo ayudo a crecer”.

Las acciones de conservación iniciadas a finales del 2006, con la creación de la Unidad Ejecutora 110, permiten generar nuevas fuentes de empleo, motivo también para incluir a la mujer en acciones que antes estuvo casi relegada. Un curso de conservación – de valor oficial – permitió su capacitación; 6 meses de estudios teóricos prácticos y casi 2 años de experiencia en campo – bajo la mirada atenta de los expertos – permiten que ellas, hoy por hoy, asuman un oficio digo de admiración: “conservadoras de barro”, de nuestro barro, de nuestra historia.

Las mujeres, asumen su trabajo con una visión diferente, tienen mística, y un sentido de competencia más elevado. Palmean las cabeceras de los muros con barro fresco, figura que les evoca “talquear” el cuerpo frágil de sus críos. Han descubierto una nueva vocación, valoran su trabajo y lo comparten en casa con el que antes fue un “emisor/dictador” (sólo el varón hablaba del trabajo, la mujer escuchaba en actitud pasiva). “Él me escucha – dice una de ellas- y le interesa lo que le cuento, hablo hasta por los codos. Ahora hasta me pide propina como yo lo hacia antes – sonríe. - ”

En el Perú, escasos son los monumentos que cuentan con una escuela de conservadores. Un buen número de estos profesionales se formó en el mismo campo de batalla.
La consigna de salvar Chan Chan implica para la Unidad Ejecutora 110 que dirige Cristóbal Campana, aumentar el número de conservadores en el Complejo Arqueológico. Lejos de pensar en contratar personal extranjero, Campana propuso capacitar a pobladores que viven en las inmediaciones del monumento y convencerlos de que ha llegado el momento de trabajar por la recuperación de nuestro legado histórico. Actualmente, estas mujeres, no sólo ven en Chan Chan una fuente de ingresos, sino y lo que es más valioso, se han comprometido en volver a la vida nuestro barro erguido.

viernes, 6 de febrero de 2009

Convenio Marco promovido por Unidad Ejecutora 110, busca reforzar investigaciones y demás acciones de defensa de monumento arqueológico.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO SE SUMA A LA DEFENSA DE CHAN CHAN


En una primera oportunidad ya hemos visto como los alumnos y profesores de la Universidad Privada del Norte se sumaron al esfuerzo de sensibilizar a la comunidad respecto a la importancia de ser herederos de una obra de tal magnitud, considerada como la herencia cultural e histórica de todos los habitantes del mundo. Ahora, la Unidad Ejecutora 110: Complejo Arqueológico de Chan Chan, que dirige el historiador Cristóbal Campana, a tocado la puerta de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Trujillo, para que sus integrantes se comprometan con Chan Chan y desarrollen actividades de investigación, proyección social, promoción cultural y turística, actividades pedagógicas, etc a través de sus diversas escuelas profesionales como arqueología, antropología social, turismo, trabajo social e historia.

Los trabajos que desarrollaran los casi 1500 alumnos de la Universidad Nacional están orientados a estudios de investigación multidisciplinarios y difusión sobre la importancia histórica y cultural del Complejo Arqueológico de Chan Chan, todo ello bajo un objetivo principal, sensibilizar a toda la comunidad liberteña de la importancia de trabajar en conjunto para proteger, conservar y salvaguardar los valores universales de nuestro Complejo Arqueológico.

“Los Convenios con la Universidad Privada del Norte y la Universidad Nacional de Trujillo, significan para nosotros una nueva posibilidad, una verdadera alternativa para fortalecer el trabajo científico e involucrar a una nueva generación en la problemática que afronta Chan Chan, la cual es tan variada como sus soluciones, hacia ello apuntamos.” sentenció Cristóbal Campana – Director de la Unidad Ejecutora 110.