martes, 4 de agosto de 2009

CRÓNICA DE MISS UTAH EN CHAN CHAN CHAN

KEYLA BARCKEY, HIZO DE UN MUNDO DE BARRO SU NUEVO REINO.
En un momento el polvo invade su rostro –mientras cierne la tierra arqueológica- en otro, unta sus blancas y frágiles manos sobre el barro – elaborando un adobe –, de lo que menos se preocupa es de lastimarse, aunque su delicada piel que, fácilmente se asemeja a la de un recién nacido, haya sido vulnerada. Una herida en su mano tras dos semanas de trabajo en Chan Chan, le advierten que es hora de usar guantes.
Keyla Barckay, es la primera voluntaria de la Unidad Ejecutora 110, es también la primera reina que observo tan sencilla y que no le teme al trabajo rudo, asegura que ella se crió en una granja y sabe muy bien el esfuerzo que demanda toda buena acción. En su país, este ángel con figura de modelo, goza de reconocimiento, es Miss UTAH; los flashes y las cámaras, son parte de su rutina, la cual se inicia a las 6 de la mañana.
Su historia nos da un giro de 360 grados. A diferencia de otras reinas que sólo usan corona y son portada de revista, ella prefiere voltear su mirada hacia los otros: “Mi vida es la vida de los demás por un año entero.”

A “la princesa Keyla”, como le llaman la mayoría de niños en su ciudad, le despierta un mayor interés, alertar a las autoridades y padres de familia de los riesgos que corren sus hijos al navegar por internet y al usar los celulares de última generación. “Expliquen a sus chicos qué es la pornografía y cuáles son sus peligros; les recomiendo poner la computadora en un lugar visible, si su hijo tiene facebook o myspace los padres deben agregarse como amigos, o en todo caso comprar un programa para monitorear a sus hijos en la web”, Además de ello, considera importante fortalecer la autoestima e impulsar valores como la solidaridad, el valor del trabajo.

En Utah, trabaja en conjunto con la policía, el gobernador y un asesor, literalmente ofrece 365 días para servir a los demás; para cumplir su misión ha dejado la escuela y se ha tenido que alejar de sus amigos e, incluso, de su propia familia.

¿Qué es lo que más extrañas? … ella se sumerge en su interior, como buscando en el recuerdo una nota musical. La reina que por primera vez en todo un año se alejó de los tacos y vestidos de gala para usar jeans y zapatillas, en medio de todo un mundo de barro, extraña…su piano. Evoca con cierta nostalgia que brinda conciertos y que en paralelo practica dos horas diarias para perfeccionar su técnica.

Con sus cortos 19 años, llegó a la ciudad de barro más grande del mundo, con un equipaje ligero pero lleno de ilusiones; se imaginó que encontraría descubrimientos y hallazgos sorprendentes; pero la realidad fue otra. “Ha sido un poco difícil, no es como en las películas; ahora respeto mucho a los arqueólogos”.

La obra en Chan Chan implica por el momento más tareas de conservación -mantenimiento- que de arqueología – descubrimientos-La condición de humildad y fortaleza de la reina ha quedado reflejada en su esfuerzo y dedicación, en cada espacio donde trabajó: acarreo de material en carretilla, uso de palana, badilejos, etc.

En el corazón del palacio Ñain An – Ex Bandelier, medio centenar de niños del nivel primario de un centro educativo local escuchaban atentos a un trabajador de Chan Chan, éste les explicaba la importancia de nuestro legado histórico e invocaba de paso, a su defensa: “Vamos a hacer un pacto, ustedes lo firmaran con sus huellas; elaboraran un adobe y con el le darán un nuevo soplo de vida a Chan Chan. Este es nuestro compromiso con el monumento para la eternidad.”

Esta es la primera experiencia educativa de la Unidad Ejecutora 110, que ha dado como resultado, la posibilidad de que casi 18 mil estudiantes hayan tenido y tengan la oportunidad de conocer nuestro monumento, de asumir su defensa y protección como herederos de todo este barro erguido. “Ciudadanos de Chan Chan” significa para sus promotores una gran ventana para observar en el futuro nuestra herencia arqueológica.
Keyla, se sumó a la aventura con los escolares. En sus ojos verdes, se refleja la inmensidad del barro, mientras elabora un adobe, su tierno rostro se cubre de un velo de satisfacción, al continuar, descubre como esa mezcla de nobles elementos de la naturaleza como la tierra y el agua, sumado al esfuerzo del hombre, han podido construir toda una obra de arte a la cual esta dispuesta a ponerle su música para complementarla.

De manera voluntaria asume el compromiso de apoyarnos, se imagina promocionando su riqueza cultural y ejecutando acciones que finalmente se definan en apoyo. Los trujillanos le tomamos la palabra. “Debemos incluir a otras personas de mi país. Esto tiene importancia para todo el mundo, no sólo para Perú. Promocionando Chan Chan ayudaremos a muchas personas”, dice Keyla, quien trabaja de la mano de la bella dama extranjera, Della Humphries y el hábil e inteligente joven, Briam Walker, otros dos voluntarios que han aprendido amar lo nuestro, y que en estos días han dejado su huella impresa en la eternidad de nuestro barro. ¡Honor a su majestad!

VOLUNTARIADO: TRABAJANDO POR CHAN CHAN.

Con esta experiencia, la Unidad Ejecutora 110: Complejo Arqueológico de Chan Chan, evalúa la inmediata posibilidad de implementar un Programa de Voluntariado denominado “Trabajando por Chan Chan”, a nivel nacional e internacional. A la fecha, quienes han demostrado mayor interés en apoyar las labores de conservación del patrimonio son alumnos de la especialidad de arqueología y sociología de universidades extranjeras. El Programa de Voluntariado será el segundo programa de sensibilización y educación que se desarrollará en Chan Chan, puesto que el primero esta orientado a niños en edad escolar.

No hay comentarios: